Artículos

Imprimir

Estoy descuidada y abandonada

Escrito por Alejandra Stamateas.

Estoy descuidada y abandonadaEster 2:12 "Ahora bien, para poder presentarse ante el rey, una joven tenía que completar los doce meses de tratamiento de belleza prescriptos: seis meses con aceite de mirra, y seis con perfumes y cosméticos".

Tenés que empezar el año soñando cosas grandes, no importa que hoy te parezcan una locura, vos primero tenés que soñarlas, si las soñás las vas a tener.

Éste es el último martes del año y quiero agradecer porque ha sido un año tan intenso. Se pasó rápido, pero fue muy intenso, cada semana hemos vivido cosas muy profundas, muy tensas, de mucho trabajo pero también de mucha satisfacción, y yo quiero agradecerles a todas ustedes que han estado todos los martes en este lugar, que sistemáticamente han venido, y no solo eso, sino que han sido maestras, le han enseñado a otras mujeres, le han transmitido la palabra que escuchaban acá y han transformado la vida de otras mujeres, yo quiero decirles que yo las he visto durante este año como un ejército, ustedes han sido como ese ejercito de hormigas que salen todas juntas, pero que todas saben hacia donde van, ustedes han tenido claro el objetivo y el blanco, y han sido maestras de muchas, por eso las quiero bendecir y quiero agradecer todo lo que han aportado a mi vida durante este año, aunque a ustedes les parezca que no, para mi verlas cada martes acá me trae una fuerza sobrenatural una fuerza del cielo. Hay algo que cuando estoy predicando miro a las mujeres y la expresión del rostro me va diciendo algo, y eso me va ayudando a llevar el mensaje para ese lado, me transmiten fuerza, por eso las quiero bendecir, yo sé que vamos a lograr mucho más en el 2010, yo sé que vamos por mucho, yo sé que ustedes han sido transformadas en este tiempo, porque han sido sistemáticas en venir y aprender y cambiar actitudes negativas, por la palabra de Dios yo las bendigo. Gracias a la gente que nos han seguido a través de Internet de todas las naciones del mundo, gracias por los cientos y miles de correos que hemos recibido, las bendigo también a todas ustedes.

Gracias pastoras por la tarea que hacen, por la tarea que han hecho, yo las he visto desplegarse de una manera espectacular, estas pastoras están haciendo una tarea en la central y en las sedes, muy bien, porque son arriesgadas les han cerrado las puertas en la cara y ellas fueron y siguieron golpeando. Han crecido, no se detienen no le tienen miedo a nada, no están detrás de nadie, por eso van a crecer mucho más yo estoy realmente bendecida con todas ustedes.

El tema de hoy estoy abandonada y descuidada.
¿A cuántas les gustaría tener una entrevista muy importante con un jefe en una empresa multinacional? con una diputada, una senadora, con un actor de televisión, pasar un día con alguien importante.
Antes de encontrarte con quien sea, tenés que pasarte un año frotándote aceite, cosméticos, perfumes. ¿Cuántas estarían dispuestas a pasarse un año así?
Nuestro cuerpo habla, transmite un mensaje, dice algo, soy yo, acá vengo y si estoy con los brazos cruzados, les estoy transmitiendo indiferencia, ansiedad, autoritarismo, que estoy enojada, que tal vez les tengo miedo, por eso me estoy cubriendo, tengo un poco de inseguridad, no sé qué hacer con los brazos.
Nuestro cuerpo siempre transmite algo, si camino encorvada, transmito derrota, pesadez, uno transmite muchas cosas con el cuerpo. Nuestro cuerpo nos obliga a ser sinceras, con nuestro cuerpo no podemos mentir, porque nuestro cuerpo habla, da un mensaje.

Proverbios 27:19 "En el agua se refleja el rostro, y en el corazón se refleja la persona".
Vos no podes esconder lo que sos, tu rostro, tu cuerpo, tu postura, tu caminar, tu hablar indica a los demás un mensaje.
¿Qué detalles te indicarían a vos que una mujer esta descuidada y abandonada?
La vestimenta, la dentadura, las raíces crecidas del pelo, el olor, la mirada, los pies, las manos, los bigotes, las cejas, el aliento, las uñas, el hablar.
¿Cómo te dabas cuenta que tu mamá o tu abuela, o la mujer que te educó, estaba descuidada o abandonada?
No se maquillaba, no se bañaba, siempre con el delantal puesto, mujeres con depresión que no se bañan, se ponían el batón de vieja, siempre en chancletas, despeinadas, recogían el pelo así no más, con un deshabillé, la mirada perdida.
Hay muchas señales de que una mujer se está abandonando o se está descuidando.
¿Cómo vos te das cuenta que te estás abandonando o descuidando?
Cuando la ropa te queda chica es una buena señal.
Cuando te mirás al espejo y lo que ahí ves te angustia.
Cuando vivís acostada.
¿Cómo te das cuenta que estás abandonada, algo te falta?
Por el pelo. No te comprás ropa. Tenés malhumor. Te encerrás en la casa y no salís más.
Engordás. Te falta la alegría.

Hay muchas señales que indican que te estás abandonando y vos tenés que prestarle atención a esas señales, es muy importante que cada vez que vos sientas que te estás abandonando, que te estás descuidando, que te estás dejando de lado, que hay ciertas cosas que no te gustan, no te atraen, que empieces a analizar qué es lo que está pasando en esa situación. El mensaje que estamos dando cuando nos descuidamos, es que sentimos impotencia, hay algo que está ocurriendo en nuestra vida que sentimos que no podemos manejar, hay algo en esa mujer que se está descuidando, que se está abandonando, que ya no quiere arreglarse el pelo, que ya se deja las uñas sin arreglar, que no tiene ganas de salir, que ha engordado, que no quiere maquillarse, todo le da cansancio, pereza, ahí hay un mensaje y el mensaje es: hay algo en mi mundo que no está funcionando y yo me siento impotente, siento que no puedo hacer algo para que eso cambie, por eso me estoy dejando de lado, me estoy abandonando, me estoy descuidando porque me siento inútil para transformar esa situación, por ejemplo:
- Impotencia de mis debilidades. Yo me siento impotente porque siempre caigo en lo mismo, siempre caigo en el mismo punto, porque no puedo ponerles límites a mis hijos, porque nunca tengo recursos suficientes para hacer lo que yo quiero hacer y me siento impotente, y me abandono, me descuido y me dejo de lado.
- Impotencia ante las injusticias. Yo veo injusticias en casa, que no me escuchan, que nadie hace nada, que tengo que tomar siempre las decisiones, y estoy agotada, no respetan mis derechos, me siento impotente frente a la injusticia social, cuando veo inundaciones, cuando veo muertes de chicos adolescentes, de niños, violaciones, me siento impotente y eso hace que me sienta una persona inútil, y me voy dejando, me voy abandonando, porque creo que no puedo hacer nada para transformar esa situación.

- Me siento impotente frente a una enfermedad física o frente a una enfermedad psicológica, otra vez vuelvo a tener los mismos síntomas, me vuelve a pasar lo mismo, no puedo hacer nada, cuando me vienen los dolores siento mucha angustia, tengo que volver a tomar ese remedio y cuando lo tomo, ese remedio me tira más en la cama, me siento impotente, no puedo cambiar la situación y me abandono, y sentís que toda tu fe y todos tus conocimientos en ese momento no te sirven para nada.
¿Alguna se sintió impotente con algunas de estas cosas alguna vez?
Impotencia. A veces nos sentimos impotentes frente a los celos que sentimos, no queremos sentir celos, sin embargo estamos con nuestra pareja y decimos, a quien estará mandando un mensaje, con quien estará hablando, con quien estará en el trabajo, y no queremos sentir celos, pero al sentir celos y sentir que eso no lo podemos cambiar, que esa actitud o conducta nuestra no la podemos transformar, lo que hacemos es ir dejándonos, abandonándonos, poniéndonos al costado de la vida.

- Nos sentimos impotentes frente a los gritos de alguien, frente a los gritos o los malos tratos de un jefe, frente a la crítica, frente a una mamá que nunca se conforma con nada, frente a un marido que siempre está diciendo algo con gritos o cosas negativas.
La impotencia hace que sientas que todo se te va de las manos, y cuando una mujer siente que hay algo que se le va de las manos, en lugar de ir y atrapar eso, y hacer algo creativo, muchas mujeres empiezan a descuidarse y abandonarse, si no puedo me dejo a un costado, si no puedo me abandono, ¿qué sentido tiene?, ¿para qué lo estoy haciendo?

Hay muchas maneras de reaccionar frente a la impotencia:
Primera manera: es con violencia y furia. son esas mujeres permanentemente enojadas. El domingo vino una mujer y estaba enojada, me dice: usted le enseña a las mujeres porque se cuelga del apellido de su marido. Y eso es una pregunta que me hacen en todos los lugares y yo siempre respondo lo mismo: que las mujeres no tenemos la opción de tener un apellido propio, nuestro apellido de soltera era el de nuestro papá, o de casada es el de nuestro marido, si nosotras pudiéramos ir al registro civil e inventarnos un apellido, si nos dieran esa posibilidad, iríamos y lo haríamos, pero hoy las mujeres no tenemos esa opción, hoy las mujeres vivimos con un apellido prestado de un hombre, ya sea de nuestro padre o sea de nuestro marido, cuando decimos yo me pongo el apellido mío de soltera, es el de tu papá, entonces uno tiene en la vida la posibilidad de elegir y yo dije, cuál es el que me va a servir y elegí el de mi marido, lógico el que me conviene más, y es más, viví más tiempo con mi esposo que con mi papá, porque mi papá murió cuando yo tenía diecinueve años, uno no tiene la posibilidad de elegir. Y esta mujer estaba muy enojada, en realidad no quería una explicación, y no se la di porque vi en la cara de esa mujer violencia y furia, esa mujer tenía un gran problema, seguramente con algún varón, y quería descargarse en mí y como yo no soy el tacho de basura de nadie, yo la dejé tranquila, si querés algún día resolver tu problema vení y sino seguí tu camino.
Pero hay muchas mujeres que viven llenas de violencia y de furia y hasta que vos no sanes tu violencia y tu furia, la única perjudicada vas a ser vos, porque esa violencia te va a ir carcomiendo internamente, te va a terminar enfermando, vas a terminar explotando con una enfermedad, y vas a decir ¿de dónde me vino? de esa violencia y de esa furia que te trae la impotencia de no poder hacer algo frente a la injusticia y al dolor que estás viviendo.

Otras personas frente a la impotencia reaccionan con rigor. Esto es lo que el legalismo nos hizo a las mujeres, nos criticó en primer lugar la vestimenta, el aspecto, lo que más le preocupó al legalismo con respecto a las mujeres es que hicieran silencio, que no hablaran, que no soltaran el potencial, y la ropa que tenían puesta, y como se peinaban, y como se vestían, toda la vida nos machacaron con eso. Al no saber cómo hacer, lo que hicieron frente a la impotencia, fue reaccionar con legalismo, por eso a las mujeres se nos dio tan duro con respecto al tema de la ropa, con la presencia, la vestimenta, por eso las mujeres están desarregladas dentro de las iglesias, hay hombres que dicen, yo en una iglesia evangélica no voy a buscar una mujer, porque son todas feas, no, no son feas, están desarregladas porque nunca les dijeron que se cuidaran, nunca cuidaron esa capacidad, ese potencial de belleza, nunca lo pudieron soltar, por eso ahora los hombres vienen y buscan a las mujeres de Presencia de Dios, saben que hay mujeres preciosas.
Reaccionan con violencia, con legalismo, criticando a los demás, poniendo leyes rígidas, duras, no te vistas así, te maquillaste como una prostituta, mirá esa pollerita que usás y todo ese tipo de cosas que han dolido tanto, y perjudicado tanto a tantas generaciones de mujeres dentro de las iglesias.
Y hay otras personas, especialmente las mujeres, que cuando sienten impotencia reaccionan con auto castigo.

Entonces ¿qué hacemos?, las mujeres usamos medios negativos para lograr resultados positivos, creemos que castigándonos, que haciéndonos daño vamos a lograr algo de nuestra vida, y usamos algo negativo para lograr algo positivo.
Una vez lo hablé con los hijos. A veces creemos que si le decimos algo negativo a nuestros hijos vamos a lograr algo positivo de ellos, y con algo negativo nunca se puede lograr algo positivo, tenemos que saber hablar y saber qué decirle a los demás y qué decirnos, y tratarnos con cariño, porque auto castigarnos es tratarnos sin misericordia, cuando vos te abandonás, cuando vos comés lo que te hace mal, cuando ves que seguís engordando y que eso te está trayendo problemas en las piernas, que te está sacando más várices, cuando vos ves que estás descuidada y te mirás en el espejo y te asustás, estás pálida, blanca, cuando vos hacés eso y te ves de esa manera y no estás haciendo nada, y sigue la angustia y el abandono, no vas a un médico, no venís a las reuniones, te vas dejando de lado, es porque te estás tratando sin misericordia y te estás condenando a vos misma, cuando decís no tengo ganas, cuando decís no me cuido más, me como todo, total.
Me acuerdo cuando era chica y en las fiestas íbamos a la casa de algún familiar, terminabas de comer y no dabas más. Al otro día te levantabas con dolor de cabeza, porque pareciera que disfrutar y divertirse es haberse comido todo, haber terminado todo, qué bien la pasé, y en realidad te estabas dañando, me di cuenta que en casa empecé a cambiar esos hábitos, lo primero que hago es no cocinar, eso es importante, eso ya no existe, ya te salvaste de un problema, no cocinar es sano, y después dije porque no comer cosas que no te hagan tan mal, ¿qué es?, ¿el fin del mundo? fin de año, principio de año, no es el fin del mundo, no voy a comer demás. Ese tipo de cosas que tenemos, son hábitos negativos que no los cuestionamos, los tenemos por costumbre, en vez de decir yo me quiero sentir bien, yo quiero pasarla bien, yo me estoy cuidando, quiero terminar las fiestas y no quiero tener un ataque al hígado, sentirme hinchada, pesada, quiero terminar bien y eso tiene que ver con cuidarse. Tengo que cuidarme.

Y cuando me siento impotente frente a algo, me resigno y abandono la lucha, es como cuando te comiste algo y decís, ya tiré la dieta, y te agarrás la otra medialuna, porque hay mujeres que frente a la impotencia se resignan y eso te hace perder el sabor de la vida.

Dice la palabra de Dios: en Mateo 5:13 "Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve insípida ¿como recobrará su sabor? ya no sirve para nada, sino para que la gente la deseche y la pisotee".
Vos sos sal, yo soy sal, y si me resigno y dejo de ser sal ¿qué van a hacer conmigo? Pisotearme, porque no servís para nada más. Y hay mujeres que lamentablemente se han vuelto desabridas, que perdieron el sabor, hay mujeres que perdieron la sal, que perdieron la pasión de la vida, hay mujeres que ya no las hacés reír con nada porque perdieron la alegría de vivir, perdieron el sabor, te juntás al lado de ellas y son insípidas, no tienen gusto a nada. No querés juntarte con esas personas porque son personas que perdieron el sabor. Hay una enseñanza que tenemos que sacarnos de la mente, las mujeres asociamos belleza y cuidado, con la mirada masculina, entonces si ya se nos pasó el cuarto de hora, ya conseguimos a un hombre, decimos ¿quien me va a mirar?, ¿para qué me voy a arreglar?, ¿a quien le tengo que gustar? a nadie, me voy así no más. Y salís con la mancha de grasa en el camisón, con el rulito que se te hace abajo porque lo tenés hace años, como a tu marido lo tenés al lado durmiendo, qué te importa ponerte un súper camisón, ya no te cuidás.

¿Cuántas no se cuidan en su ropa de cama? si me compro algo, es una remera, algo para dentro de casa no, tenemos que romper con ese concepto de que estar presentable, de estar bien, tiene que ver siempre con la mirada de un hombre, si un hombre no me mira, si yo no tengo que atraer porque ya tengo marido, pareja, tengo hijos grandes, soy una persona mayor, como no tengo que conquistar a ningún hombre, para que me voy a arreglar, me voy así no mas y listo. ¡No!.
Arréglate mamá ¿y qué te dice tu mamá?, ¿para qué? si no tengo que ir a ningún lado, porque asocio cuidado, asocio estar bien arreglada, con, "me tiene que mirar un hombre" si no tengo que atraer a un hombre, ¿entonces para qué? y te volviste una persona apagada, una persona sin sal, sin sabor, una persona que dejó de brillar, por eso ¿cómo podemos lograr ser una mujer que tenga luz y sal permanente? ¿A cuántas les gustaría ser una mujer cuidada todo el tiempo, arreglada con pasión, con brillo, con sal, con luz?
Si lo querés lo tenés, amén.

Te voy a dar el secreto de Ester. ¿Cómo te la imaginas a la reina Ester?
Te doy alguna descripción. Sin un diente. ¡No!
Por ejemplo, alguna de ustedes ha cambiado tanto y son felices, volvieron a tener sal y chispa, que nunca deberían haberla perdido. Yo las veo a ustedes, veo el cambio que han tenido, es impresionante, pero he visto algunas mujeres con un peinado típico, ustedes se tienen que cuidar. Si vos todavía estás asociando, me tengo que cuidar porque un hombre me tiene que cuidar, porque tengo que agradar a algún hombre, no va, cuando se te pase el cuarto de hora decís, ¿para qué me voy a arreglar? como dice tu mamá, si ya los tuve a ustedes, para qué me cuido, no lo necesito. Me tengo que cuidar.

Se la imaginan a Ester, con las uñas despintadas, con el pelo desteñido, se la imaginan con doscientos kilos de más, se la imaginan con un batón, se la imaginan con la mancha de grasa, con la escoba en la mano, con las alpargatas agujereadas, se la imaginan con olor desagradable, no, tenemos otro modelo y no es un modelo irreal, es algo que está escrito en la Biblia, porque en primer lugar ella tuvo un mentor.

Yo quiero hacer de Mardoqueo, por eso te estoy dando esta palabra. Ella tuvo un mentor, saben qué le dijo el mentor, le dio el secreto más grande, le dijo: querida Ester, tu belleza es poder, le dio este gran secreto, le dijo Ester tu belleza es tu poder. Belleza es igual a poder. Tu belleza te fue dada con un propósito. Por eso, le dijo, vas a entrar al primer concurso de belleza y vos vas a hacer todo lo que te indiquen, porque vas a ser una mujer hermosa y tu belleza es el poder que Dios te dio para lograr el propósito. Yo quiero decirte que tu belleza, que es mucha, es el poder que Dios te dio para lograr un propósito.

Cuando estaba en dificultad y ella solamente se quedó con la belleza, Mardoqueo su mentor le dijo, no te olvides Ester, que tu belleza es poder, y tu belleza tiene que ver con el propósito, para esta hora habrás llegado al rey para soltar todo tu poder. Por eso Ester estaba de la mañana a la noche arreglándose y ella era una mujer cuidada, hermosa todo el tiempo, porque ella sabía que iba a usar su belleza para lograr su propósito. Tu belleza no es para lograr cosas tontas, como ser: y bueno, me levanté un hombre, me puse una pollera corta porque todavía soy joven, o me maquille los ojos como a él le gusta. Tu belleza no es para levantarte a un hombre, tu belleza es poder, es dominio, y la impotencia que sentís frente a eso que te está pasando, la vas a vencer cuando saques el poder de adentro, lo contrario, impotencia. Cuando vos saques el poder que tenés adentro te vas a dar cuenta que te tenés que levantar de esa cama, te vas a dar cuenta que tenés que ponerte tus mejores ropas y que tenés que salir a conquistar el sueño que Dios puso en tu corazón. Dios nos dio belleza.

Cuando Ester entraba, dominaba el ambiente con su belleza, ella cuando caminaba, soltaba poder, era su belleza, porque ella sabía que Dios le había dado un propósito y tenia que usar todo su ser para conquistar ese propósito. Era una mujer de dominio. Dominar el ambiente ¿te gustaría ser de esas mujeres? y que entres a un lugar y todo el mundo te tenga que mirar, no porque querés levantarte a un hombre, sino porque en esa mujer hay propósito, esta mujer sabe hacia dónde va y sabe lo que quiere en la vida. Gloria a Dios.

Cada vez que te abandonás, que decís: no lo hago, no me cuido, no me lavo los dientes si estoy sola en casa, o decís, se nota un poco, bueno un poco de olor, dejo crecer un poco más las uñas del pie. Cada vez que vos te descuidás, cada vez que te abandonás, sos dominada, le estás dando al mundo el mensaje de que vos no podés, que sos inútil, cuando alguien te ve descuidada, te ve con la ropa sucia, con el pelo sin arreglar, con la cara que parece que recién te levantaste, cuando alguien te siente olor, te ve que estás hecha un desastre, cuando alguien te ve tirada en la cama todo el tiempo, el mensaje que le estas dando es, no puedo con mi vida, no tengo poder, no tengo fuerzas, necesito que me dominen. ¿Cuántas quieren ser dominadas? Por eso cada vez que te cuidás vos tenés dominio, cada vez que te levantaste de esa cama, aunque no querías, vos pisaste la tierra para dominar, cada vez que te arreglás, vos pisás la tierra para dominar, cada vez que te vestís, vos te levantas y decís: Señor, este es mi día, yo sé el propósito que tengo, yo sé que mi belleza es poder para conquistar mi sueño. A la impotencia se la vence con dominio.

¿Qué, vas a salir? quedate en la cama. Vas a decir ¡no!, pero sino tenés nada que hacer ¿vas a ir a tomar frío? ¿y vas a ir a caminar con esos tacos?, ¿por qué? porque mi belleza es poder y es dominio, yo no me voy a dejar dominar por nada ni por nadie, porque Dios me ha dado la capacidad de dominar, y hay un poder extra que Dios te ha dado que es tu belleza, tenés que cuidarla, tenés que verla como el regalo más precioso que Dios te dio, vos sos hermosa, acá no te estoy hablando de la nariz de una forma y la boca de otra, no, acá te estoy hablando de algo más profundo, de la belleza que es poder, poder para conquistar el propósito que Dios te ha dado, y vos tenés ese poder en tu vida y tenés que hacerlo brillar, porque la Palabra de Dios dice que somos sal y luz del mundo, amén.

A la impotencia se la vence con poder. Es cuando digo: yo voy a vivir, yo no voy a ser vivida, a mi la vida no me va a consumir porque yo tengo dominio sobre mi vida, yo voy a armar mi vida como yo quiero que sea, vos tenés que darle forma a tu vida , tu vida no puede ser metida en una cama, no puede ser metida en medio de la suciedad, tu vida no puede ser con el pelo engrasado, descuidada, con ropa que tiene mal olor, o que está sucia, tenés que darle forma a tu vida, vos tenés que determinar lo que querés vivir, no puede ser que otros determinen tu vida, que otros determinen la forma de tu vida. Ester fue una mujer que determinó la forma de su vida, ella sabía que no podía presentarse delante del rey descuidada, porque lo que había impactado al rey era la belleza, y por eso la eligió, cuando la vio le permitió entrar, dice la Biblia que le extendió el cetro, porque el hombre quedó impactado por la belleza de esta mujer. Yo quiero decirte que la gente va a quedar impactada por tu belleza, porque tu belleza trae poder y cuando hablo de belleza no estoy hablando de algo tonto, estoy hablando de algo profundo que Dios te ha dado, es una capacidad que Dios te ha dado, es pararte sobre tu sueño y decir, yo armo mi vida en función de mi propósito, porque yo lo voy a lograr y voy a levantarme de la cama que me tenga que levantar, porque voy a conquistar mi sueño.

Dale forma a tu vida, ¿estás usando poder para tu propia vida o todavía sos impotente?, ¿o todavía estás midiendo tu belleza por los años que tenés, por el tiempo que se te pasó, por el cuerpo que no tenés? o te estás dando cuenta del potencial de belleza que Dios te dio para seguir conquistando el propósito. Mardoqueo le dijo: vos llegaste al reino para esta hora. Hoy yo te digo vos llegaste a la vida para este tiempo ¿cuándo te vas a cuidar si no es hoy? ¿Cuándo vas a hacer eso que querés hacer si no es hoy? ¿Cuándo te vas a levantar de la cama de tu depresión si no es hoy? ¿Cuándo te vas a ver preciosa y hermosa y contenta de vos misma y te vas a aceptar si no es hoy? para este día llegaste porque no sabemos el día en que nos vamos a morir, hoy tenés que descubrir tu propósito y hoy tenés que desplegar toda tu belleza, hoy tenés que desplegar todo tu poder. Por eso, querida mujer, tenés que descubrir hábitos de cuidado permanentes. Cuando vos escribas los sueños para el 2010 tienen que haber sueños que tengan que ver con tu cuidado personal, con tu salud, con tu vida espiritual, con tu vida emocional, con tu cuidado físico, con tu belleza, hay metas que te tenés que poner a nivel físico, hay cosas que tenés que plantearte y replantearte para este nuevo año, porque hay una belleza que está sin soltar dentro tuyo, yo he visto personas transformadas, he visto mi propia vida transformada, yo les traigo una foto de hace años no van a creer que era yo ¿saben por qué? porque todo dentro nuestro está en potencia, y tal vez tu belleza esté en potencia y lo único que tengas que hacer es querer desplegarla. No estás en una iglesia legalista que te dice, no te vistas así, no te maquilles, ojo con el pelo, no, acá te decimos, sé feliz con tu cuerpo, aceptalo, querelo, amalo, cuidalo, hacé lo mejor que puedas por tu cuerpo, porque tu cuerpo es la creación de Dios, sino Dios no te hubiese dado un cuerpo, tu cuerpo es tu casa, tu cuerpo, así como a tu casa la pintás, le ponés cortinas, la adornás, a tu cuerpo también lo tenés que adornar, lo tenés que cuidar, le tenés que poner cosas lindas, cada tanto hay que cambiarle la pintura, cada tanto hay que cambiarle la chapa, hay que subirse cosas, hay que bajárselas, hacelo pero cuidate, aprendé a amarte, aprendé a quererte, el secreto esta es tu hora mujer.

Cuando yo empecé el año me tenía que hacer algo en el pelo para el programa de Utilísima y yo le digo: estoy pensando en hacer tal cosa, lo que pasa que fui a averiguar y sale carísimo, lo cobran en dólares, unas extensiones, y saben qué me dijo el dueño, fue como Mardoqueo en ese momento, y me dijo: Alejandra, este es tu tiempo, si no lo hacés ahora ¿Cuándo?
Yo quiero decirte, este es tu tiempo, sino te cuidás ahora ¿Cuándo? podés decir ¿para qué? como no tenés propósito o el único propósito que tenías era cuidarte para engancharte un hombre, el único propósito era seducir a alguien ¿el único propósito de tu belleza? ¿Vos creés que Dios te dio belleza para solamente seducir a alguien? ¿O Dios te dio belleza para soltar poder y conquistar lo que necesitás conquistar?

Esta mujer salvó a todo un pueblo soltando el poder de su belleza, porque ella sabía a qué blanco apuntaba. Adquirí hábitos de cuidado, ponete metas físicas, Dios quiere que tu cuidado sea permanente. Dios no juega con vos al cuento de la Cenicienta, Dios no te dice arreglate pero a las doce mirá que te transformás y hay mujeres que todavía siguen jugando a eso, hay mujeres que dicen, no, yo para el cumpleaños de quince, me voy a poner todo encima, pasa el cumpleaños de quince y volvés a ser una zaparrastrosa, pero para el cumpleaños de quince te gastaste todo, te fuiste a la peluquería, te hiciste las uñas esculpidas, terminó el cumpleaños y otra vez volviste a ser Cenicienta. Hay mujeres que dicen, yo me corto el pelo una vez al mes, pasó una semana saliste de la peluquería espectacular, a la semana siguiente volvés a ser Cenicienta y Dios no quiere jugar con vos al cuentito de la Cenicienta, Dios quiere que adquieras hábitos que hagan cada vez notar más la belleza que él te dio, él quiere que tengas hábitos permanentes, él quiere que te cuides siempre y por siempre, porque él siempre tiene un propósito y un sueño para hacer en tu vida. Por eso Dios quiere que tengas hábitos de cuidado, cuando vos adquirís hábitos de cuidado te transformás, como Ester, en una mujer que durante todo el día su piel olía a perfume, había estado todo un año con hábitos de belleza, ella no se ponía perfume querida mujer, ella después de un año, pasaba por un lugar y todo el mundo sentía el perfume que tenia en la piel, porque el perfume se había impregnado en su piel, ella olía a ese perfume no necesitaba ponérselo de afuera, salía de adentro. Yo quiero decirte que hay tanta belleza en tu vida, sos tan preciosa, si supieras el poder que tenés escondido que todavía no soltaste, ya te digo, no es para levantarte a alguien, no es para decirle al jefe, ¿me va a dar el puesto?, no, es para un propósito mayor, Dios no te llamó solamente para que manipules a un jefe que te dé el trabajo que vos querés, eso no el propósito, es más grande, ella salvó a todo un pueblo con su belleza.

Yo quiero decirte esto: que Dios es el Dios de Éxodo, Dios es el Dios que te libra, Dios no es un Dios que te pone pautas rígidas y te dice, eso está mal, Dios es un Dios que libra, el Dios del Éxodo te libra de la esclavitud, te libra de la angustia, te libra de la tristeza, te libra de los trabajos forzados, te libra de los reproches propios y de otros, te libra del maltrato propio y ajeno, Dios cuando toma tu vida es para sacarla de la esclavitud, Dios no quiere hacer que vivas un poco mejor en la esclavitud, Dios quiere sacarte totalmente de la esclavitud, Dios no quiere ponerte un parche y decir, seguí viviendo en esta casa llena de humedad, le pasamos pintura y dos meses que se caiga todo, no, Dios no pone parches en tu vida, Dios dice, yo soy el Dios del Éxodo, de la salida, cuando tomo tu vida es para sacarla de la miseria y llevarla a la tierra prometida, Dios no te va a cambiar un poco, no te va a decir, vestite y date una vuelta, para que te animes, Dios no te dice así, Dios te dice yo voy a trabajar en tu vida, para que el día que te levantes de esa cama, salgas a conquistar y nunca más caigas en depresión.

Soltamos poder, el poder de la belleza que nos diste. Quiero que de mi boca salga una nueva canción, quiero vivir experiencias nuevas en tu presencia, quiero que todo el mundo pueda oler tu perfume en mí.
Hoy te vas a poner una meta física, porque en este 2010 vos tenés que soltar más potencial de tu belleza, vos en el 2010 te tenés que ver más hermosa que el año que pasó, pero no para conquistar hombres, sino para el propósito que Dios te ha dado, vos vas a conquistar tu propósito soltando el potencial de la belleza que tenés, vos sos una mujer hermosa que está descuidada, desarreglada, sentías impotencia, sentías que ya no podías, que se te había pasado el cuarto de hora, sentías que a quien le ibas a gustar, sentías que estabas muy grande para hacer eso, vas a tener que soltar un poco más de potencial, un poco más en este año, si podés más, mejor, y para eso vas a tener que ponerte una meta.
Hoy vamos a ungirte con sal, porque tal vez tu vida se volvió un poco sin sabor, desabrida, le vamos a poner sal, vas a llevarte esa sal que es símbolo, te vas a poner una meta de ponerte bella, pero no te va a durar una fiesta, no te va a durar una reunión, va a ser un hábito, y lo vas a hacer todos los días de tu vida, hay días que no vas a querer, hay días que va a ser igual, pero cuando lo hagas, vas a soltar poder.

Pin It

Pastores Generales

Brindan en cada una de las reuniones argumentos sólidos para sustentar la fe y el potencial de cada una de las personas que asisten, dando una orientación a la vida de una manera productiva, siendo el principal objetivo ayudar a cada persona a descubrir y desarrollar todo su potencial.

Conocelos aquí

Newsletters

Mensajes de Éxito

Sumate a nuestro Newsletter y recibí de forma gratuita en tu casilla de correo electrónico todos los mensajes de éxito de Alejandra y Bernardo Stamateas.

Sumate aquí

Contactate

Te esperamos todos los días en Av Lopez y Planes 2610 frente a SAMSA

Nuestras reuniones se realizan en... Podés consultar días y horarios haciendo clic aquí.

Ver el mapa

UA-41383320-1 || Personas Bendecidas hasta este momento: